“Vimos animales muy buenos en general y un detalle es que a pesar que hoy no hay exigencias técnicas específicas, hubo muchas canales con muy buen nivel de marmoreo, lo que hace pensar que si aparecieran las exigencias de algunos mercados, Uruguay está en condiciones de poder seleccionar y trabajar para esos mercados sin problema alguno”.

PABLO D. MESTREdom nov 16 2014

La afirmación pertenece al Dr. Luis Castro quien explicó la tarea de jura post mortem del Concurso de Novillos, Vaquillonas y Corderos de ARU, labor que realizó acompañado por el Dr. Fernando Rovira y el Ing. Gustavo Brito.

Otra de las cosas importantes que mencionó fue el buen color de la grasa. “Además no hay excesos groseros ni tampoco carencias notorias. Eso es bueno porque el productor se va adaptando a lo que pide la industria frigorífica”, aseguró.

Ganadores.

En el caso del Concurso de la Cuota 481, la Mejor Res, además la de mayor valor industrial fue una cruza Charolais/Hereford, de Juan Boismenú.

Castro destacó la presentación, la relación delantero trasero y el Rump & Loin “Tiene una particularidad importante en lo que es el jurado en carne de calidad, el peso de la carcasa enfriada es colocable en todos los mercados”, dijo. Y expresándose en términos futbolísticos afirmó que “hay que buscar las reses polifuncionales: que exista la menor cantidad de problemas para ser colocados en la gama más grande del portafolio de negocios que la industria tenga”.

Sobre la res ganadora del Concurso tradicional, una canal Angus, de Conpriste Acisa, dijo que “la grasa en color, cantidad y distribución jugó papel muy importante, con buen R&L y una expresión industrial excelente”. Además el Dr. Castro mencionó de esta res Angus que el AOB cada 50 kg. “muestra lo que es fácil de ver: mayor arqueo de costillas (un lomo que se puede comer encima en el animal vivo) y cuanto mayor arqueo de costilla, los músculos que acompañan la columna vertebral tienen un AOB mayor”, dijo el docente.

Señal.

En la explicación de los fallos, el Dr. Luis Castro insistió en ponderar el rendimiento del punto de vista industrial y en carne de calidad de la vaquillona. “Nadie pone en tela de juicio la calidad de animales jóvenes, de la vaquillona ni hablar, pero también me interesa hablar del rendimiento industrial de esa categoría”. Recordó antecedentes de Concursos anteriores, cuando empieza entre novillos y vaquillonas en conjunto hasta ahora, “está demostrado que las pocas vaquillonas, en función de los novillos, que se presentan, qué casualidad que siempre están en las evaluaciones industriales en el tercio superior. Eso nos hace prestar atención a este tipo de categorías”, apuntó.

Corderos.

El Dr. Fernando Rovira la calificó como una muestra uniforme y homogénea, sin excesos de grasa. “La grasa la estimamos en un punto a nivel de la costilla 12, a 11 cm de la línea dorsal media de la carcasa. El gr por debajo de 5 animal muy bajo de grasa y por encima de 15 está excedido”. Y destacó que solo uno se pasó.

Vio animales muy bien conformados y con muy buena terminación. Informó que en este concurso se agregó el índice de compacidad, medición de INIA para saber: cuán compacta es la carcasa, se toma el perímetro de la pierna y el largo de la canal, y cuando mayor es, más unidad de peso hay en la canal.

Otro dato es el porcentaje de Rump and Loin. “El cordero que ganó, un Texel de Jaqueline Booth, tiene 10,2 de R&L, “una carcasa excelente muy compacta, con mayor índice de compacidad: 354 y hasta en grasa es superior: más blanca y de mejor calidad”.

En resumen los jurados dijeron que “los productores están acatando las señales que reciben y eso es bueno”.

Fuente: El País