11 ene 2015

PABLO ANTÚNEZ – El País Montevideo

El sector cárnico cerró el año pasado con una facturación récord de US$ 1.850 millones que frente a los US$ 1.670 millones de 2013, están marcando un incremento de 10,7%.

“Más allá de la valorización de la carne uruguaya, que cerró con un récord de US$ 4.000 por tonelada, comparando con el cierre de 2013 se exportaron 9.466 toneladas más”, explicó Jorge Acosta a El País, jefe del Departamento de Información y Análisis Económico del INAC.

El año pasado cerró con la colocación en el mundo de 355.157 toneladas peso carcasa frente a las 364.623 toneladas peso carcasa de 2014.

valorización.

La tonelada de carne vacuna, en promedio, cerró el año con un valor de US$ 4.037 por tonelada frente a US$ 3.767 de 2013; en un año se valorizó 7,16% (cifras oficiales).

Las proyecciones del INAC indican que difícilmente se pueda seguir avanzando hacia valores récord, pero prevén un precio alto. “Sobre el año que viene, capaz que esté arriba de US$ 3.900 por tonelada o en el entorno de US$ 4.000. No se espera que siga creciendo mucho el precio por las condiciones de demanda global”, dijo Acosta.

Es difícil continuar logrando nuevos récord por “la situación de demanda propia de los países compradores y porque está en juego la competencia y todos los movimientos económicos de nuestros competidores”, reconoció el jerarca del INAC.

A modo de ejemplo recordó que China firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Australia, país que es la referencia en ese destino para la carne uruguaya. Ahora, además de tener menores costos de flete —por la cercanía de Australia con China— ingresarán con arancel cero y serán más baratas para los importadores frente a otros proveedores como puede ser el caso de Uruguay.

Por otro lado, en el mercado internacional, se ven algunas luces de alerta, con algunas monedas como el euro en la Unión Europea y el rublo en Rusia que continúan devaluándose y hará que la carne uruguaya resulte cara para los importadores de esos países. Todos esos factores están mostrando una demanda que, en principio, aparecería como menos firme frente a la que hubo a lo largo de 2014.

Mientras tanto, a nivel del mercado interno, se prevé que el consumo se siga manteniendo alto y continúe fortaleciéndose de la mano de un mayor poder adquisitivo de los consumidores locales. Según Acosta, en el mercado interno se consumen anualmente entre 180.000 y 190.000 toneladas.

Sumando mercado interno y exportación, la faena global del año pasado cerró con un incremento de 6% respecto a 2013.

MÁS VACAS.

Otro dato que llama la atención dentro del cierre anual de faena aportado por INAC, es que el año pasado se mataron más vacas respecto a 2013. Entre las mismas fechas citadas anteriormente, la matanza de vacas creció 12,17%.

Según las cifras del INAC al cierre de 2014 pasaron por los frigoríficos 106.140 vacas más que en 2013. Sin embargo, en ese marco, la faena de novillos creció 0,78%.

El jefe del Departamento de Información y Análisis Económico del INAC, recordó que la mayor faena de vacas registrada el año pasado, se puede justificar por una mayor acumulación de stock.

Mientras tanto, la carne ovina también se valorizó, pero el precio de la tonelada uruguaya exportada no llegó al récord que marcó en 2011, cuando alcanzó un valor cercano de US$ 5.000 por tonelada. De todos modos, 2014 cerró con un precio promedio de US$ 4.405 (peso canal) frente a los US$ 3.906 al cierre de 2013. Entre las fechas de la comparación la valorización del producto fue de 12,77%.

En este caso, puede valorizarse más, pues la expectativa está centrada en la apertura de los mercados de América del Norte para los cortes con hueso, principalmente Estados Unidos, donde el trámite para la habilitación del mercado está bastante avanzado. En carne ovina, el partido se juega a nivel de cortes con hueso.

Mayores pesos en el ganado a faena

nEl año pasado los frigoríficos industrializaron animales más pesados respecto a 2013. Según los datos del Departamento de Información y Análisis Económico del Instituto Nacional de Carnes (INAC), los novillos que pasaron por los frigoríficos el año pasado tuvieron dos kilos más de peso, porque pasaron de 508 kilos a 510 kilos de peso vivo.

A la vez, las vacas gordas siguieron la misma tendencia y fueron a faena con un kilo más de peso vivo, pasando de 443 kilos de peso vivo en 2013 a 444 kilos el año pasado.

En el caso de los novillos las carcasas pesaron 270 kilos —igual que en 2013— mientras las carcasas de las vacas gordas tuvieron medio kilo menos de carne. Pasaron de 220 kilos a 219,5 kilos, según datos del INAC.