Sorprendió informe de USDA y estalló la soja en Chicago

Volver
Sorprendió informe de USDA y estalló la soja en Chicago
  • agricultura

  • Sorprendió informe de USDA y estalló la soja en Chicago

  • Las olas de calor en EEUU dañaron a los cultivos, informe de USDA provocó disparada de precios El mercado de granos iba a una lógica más firme por las dudas que genera la continuidad del acuerdo que permitió la reactivación de las exportaciones de granos desde Ucrania. Esto, por las...

    Las olas de calor en EEUU dañaron a los cultivos, informe de USDA provocó disparada de precios El mercado de granos iba a una lógica más firme por las dudas que genera la continuidad del acuerdo que permitió la reactivación de las exportaciones de granos desde Ucrania. Esto, por las declaraciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, que fueron respaldadas por el primer ministro turco en cuanto a que la lógica del acuerdo no se está cumpliendo para las exportaciones rusas. La soja había cerrado en la pasada la segunda semana bajista consecutiva en Chicago, frenada por  las importantes ventas concretadas desde el lunes pasado por los productores argentinos. Pero todo eso quedó como un factor menor dados los espectaculares cambios que generó el informe del Departamento de Agricultura de EEUU este lunes que recortó fuertemente la producción prevista de soja y maíz de ese país, golpeado por sucesivas olas de calor. Los recortes superaron ampliamente las expectativas del mercado particularmente en soja donde se esperaba un recorte leve.  Esto abre una perspectiva mucho más sólida para la próxima siembra de Uruguay, donde se debe confirmar un aumento de área respaldado por la posibilidad de cerrar ventas bastante por encima de US$ 515 por tonelada. En EEUU se esperaba un recorte de un millón de toneladas en la proyección de producción local en cuatro millones de toneladas, con lo que queda por debajo de la del año pasado y el stock quedará bajo al menos hasta la siguiente cosecha de noviembre 2023. Así la cosecharía quedaría en 119 millones de toneladas, un millón menos que en la cosecha 2021 y cuatro menos de lo que se esperaba en agosto. El mercado esperaba una reducción de 123 a 122 millones de toneladas. Esa cifra limita el saldo exportable de EEUU y lleva las reservas a mediados del año próximo a un nivel peligrosamente bajo de 5,4 millones de toneladas, 20% menos que las 6,6 millones que se esperaban en setiembre y las 6,5 millones de julio de este año. La señal de los precios es entonces “que el Mercosur plante lo más posible”. El informe mantuvo la proyección de producción de Brasil en 149 millones de toneladas (CONAB proyecta 150) y la de Argentina 51 millones. Por otra parte recortó la importación proyectada de China  de 98 a 97 millones de toneladas. A eso se suma un recorte también fuerte en maíz, algo que el mercado tenía más previsto, pero que igual superó lo esperado. En maíz el recorte fue de casi 10 millones de toneladas, los privados esperaban un recorte de siete millones La producción que se esperaba en agosto en 364, ahora se estima en 354 millones y tendrá una caída muy fuerte de 30 millones de toneladas respecto a los 384 millones cosechados el año pasado. El rendimiento, que el año pasado había sido de 11.110 kilos este año quedaría en 10.827 kilos. En soja, el rendimiento que el año pasado fue de 3.457 kilos bajaría a 3.396 kilos. Los precios de la soja están en máximos desde junio y las reservas de soja y maíz están entre las más bajas de los últimos diez años. Un cambio radical del escenario agrícola que vuelve a dar un estímulo fuere a una siembra Mercosur que está amenazada por la sequía que ya ha golpeado en el norte. El informe no trajo grandes novedades para el trigo en EEUU y corrigió al alza la producción prevista tanto de Rusia como de Ucrania. De hecho las cotizaciones del trigo retrocedieron en Chicago. A partir de este informe cambia radicalmente la perspectiva de la siembra de cultivos de verano, que se vuelve mucho más relevante y con un piso de precios más alto del que se suponía, que en el caso de la soja ya se pueden tomar. La soja que venía presionada a la baja, se consolida por encima de los US$ 500, el trigo gracias a las subas de semanas anteriores, en la posición diciembre de Chicago sigue bastante arriba de los US$ 300 a pesar de haber bajado tras el informe del USDA.  El maíz que ya venía subiendo, consolida el ascenso y se vuelve a aproximar a esa referencia en la posición mayo de Chicago.  Los cierres de la soja  fueron los más destacados, con la julio 2023 en US$ 543,9, desde US$ 518, el maíz a US$  275 desde US$ 267. Aún con un precio de fertilizantes nitrogenados que seguirá alto, las condiciones para seguir apostando a la agricultura quedan reafirmadas para lo que queda de este año y para 2023. Entre tanto este nuevo marco agrícola puede ser un llamado de atención ante el ajuste que está teniendo el mercado del ganado gordo, porque con este marco las hectáreas agrícolas pueden seguir desplazando a la ganadería en un vaivén que parecía estabilizado con el novillo arriba de US$ 5 pero que puede ser diferente con el novillo a US$ 4,50 y bajando.  

    Seguir leyendo
  • 2022-09-13T02:51:47+00:00

  • blasinayasociados.com